Boyacá, una oportunidad para las familias venezolanas

Muchos colombianos han pasado por la vía que conduce de Bogotá a Bucaramanga, una vía importante que atraviesa el centro del país. El tránsito por esta carretera obliga el paso por municipios como Zipaquirá, Ubaté, Chiquinquirá, Barbosa, San José de Pare, entre otros.

A lo largo de esta ruta, que es utilizada especialmente para el transporte comercial, se encuentra el municipio de Santana, en Boyacá, un territorio de aproximadamente 9.000 habitantes cuya economía se mueve en torno a los cultivos de café y la producción panelera. Se ubica a 210 kilómetros de Bogotá y 188 kilómetros de Bucaramanga.

Algunos caminantes venezolanos que han llegado a Colombia con destino a Ecuador toman esta ruta, y en su trayecto muchos de ellos han optado por quedarse en Santana debido a la oferta laboral que ofrece el municipio, pues los cultivos de café y caña necesitan de mano de obra para su producción.

Dentro de ese grupo de venezolanos que han llegado a Santana se encuentra la familia Jaimes Cuellar, proveniente de Rubio, una ciudad a 45 minutos de San Antonio en el Estado Táchira, Venezuela.  La familia está conformada por Fredy Jaimes, el papá; Fredy Gregorio Jaimes; el hijo mayor; Mayerlyn Jaimes; la hija y su esposo Luis. A ellos se suman los tres nietos de Fredy, para un total de siete personas.

Hace 17 meses que se han mantenido unidos en Boyacá, viviendo del trabajo del café y de la construcción.

“De Venezuela extrañamos todo, porque fuimos criados allá, pero nos toca estar en Colombia para poder mantener nuestra familia. El cambio no fue tan duro porque veníamos del campo, y allá también se cultiva. Lo difícil fue dejar a la familia y tener que venirse a la deriva sin saber cómo nos iban a tratar”, señala Fredy Gregorio.

Freddy fue el segundo en salir de Venezuela, pues su madre ya lo había hecho y se encontraba en Ocamonte, un municipio del departamento de Santander, y fue ella quien logró buscarle un trabajo para que saliera del país.

Uno a uno fueron saliendo de Venezuela, Mayerlyn, de 24 años, su esposo Luis, de 23, y su hijo Frank Luis fueron los siguientes.  Inicialmente llegaron a Facatativá, donde nació el segundo hijo de la joven pareja.

Luego de un tiempo la familia completa se reencontró nuevamente en Santana y, hoy en día, viven en la finca de Fredy Fino, un trabajador de la alcaldía del municipio que, no solo les abrió las puertas de su casa, sino que les ofreció a todos una oportunidad laboral.

“Nosotros nos dimos a conocer primero, porque no es fácil llegar con una maleta a una plaza a esperar o a pedir trabajo sin una recomendación. A pesar de eso hemos tenido una buena atención, porque somos buenos trabajadores y nuestro comportamiento ha sido bueno. Nos ha ido bien gracias a Dios”, relata Fredy Gregorio.

En casa del señor Fino, Fredy, Fredy Gregorio y Luis se encargan de la construcción de una casa en la misma finca donde viven y Mayerlyn realiza las labores de la casa y de la cocina.

Para el señor Fino compartir su casa con la familia Jaimes Cuellar no ha sido ningún problema, pues tanto ellos como él se acompañan y comparten costumbres. Tal ha sido la confianza que el señor Fino ha depositado en ellos que les ha entregado las llaves de su casa y de sus carros.

Este año la familia Jaimes Cuellar pasará navidad en Santana, seguramente en casa del señor Fino, y con una cena colombo – venezolana para recordar las celebraciones de navidad y año nuevo como se hacían en Venezuela.

“Las navidades en Venezuela son muy buenas, se hace fiesta, se quema pólvora y la comida ni hablar. En Colombia se come tamal y natilla, en nuestro país, hallaca, pernil, pan de jamón, y también tomamos chicha.”, relató la familia venezolana.

Al igual que demás refugiados y migrantes venezolanos que han llegado a Colombia en los últimos dos años, esta familia nunca llegó a pensar que en 2019 tendrían que pasar su navidad en otro país y, quizá, lejos de sus seres queridos.

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.