“Hola amigo venezolano”

“Aunque no me conoces, te quiero decir que te aprecio, te quiero y lo que tú haces es sinónimo de fuerza”; esto le escribe un niño colombiano a un par venezolano que aún no ha conocido.

Estas y otras frases están recogidas en “Cartas que abrazan”, una acción de la campaña Somos Panas Colombia, que pretende llevar los sentimientos y las palabras de acogida de los colombianos hacia las personas que provienen de Venezuela.

En esta oportunidad, niños y niñas entre 14 y 15 años de una institución educativa en Bogotá, se sumaron a la iniciativa y escribieron mensajes a quienes necesitan una voz de aliento en estos momentos.

Dentro del centenar de cartas que llegaron, fueron encontrados diversos e interesantes mensajes. Por ejemplo, hubo quienes se pusieron en los zapatos de los refugiados venezolanos e invitaron a los colombianos a acogerlos.

“Sé que puede ser muy difícil estar en su situación. Cambiar de casa, amigos y de país. Nosotros los colombianos intentamos dejar nuestras diferencias y aceptarlos y hacer algo más, ayudarlos”, señala uno de los mensajes.

Otros, por su parte, fueron más allá de un mensaje y extendieron una invitación para jugar videojuegos.

“Bienvenidos a Colombia. Espero estén bien y que se sientan como en casa. Si quieren jugar una partidita del Fortnite, aquí los esperamos”, manifiesta uno de los mensajes escritos.

Hasta ofrecieron disculpas por la mala letra y ortografía, pero eso no impidió dejar un mensaje positivo: “Hola cómo estas. Mi letra es horrible pero ja, ja , ja, no importa. Sé que la estás pasando mal con la situación actual, así que quiero que sepas que lo siento, pero debes ser fuerte y no perder las ganas de hacer las cosas”.

Algunas cartas expresaron todo el potencial de empatía y solidaridad del que es capaz Colombia.

“Esta carta es para motivarlos y, más que cualquier otra cosa, para decirles que esta nación, Colombia, es el lugar donde ustedes también hacen parte y del cual se han vuelto familia. Porque acogerlos, aparte de ser una buena acción, es algo que hacemos con todo el corazón porque entendemos su situación y no es fácil. Entendemos su crisis económica, social y política, y por ello es que se dice que la vida a uno le pone muchas veces obstáculos que pareciera insuperables, pero aquí estamos apoyándolos y dándoles la mano para que no desistan y sea un impulso para salir adelante por sus familias que están en Venezuela, por ser un ejemplo digno para sus hijos y demostrarles el valor de la berranquera y el amor.  Me despido diciéndoles que las cosas siempre pasan por algo y tienen su norte y sur. Que muchas veces es mejor irse de algunos lugares para conocer otros nuevos y empezar a conseguir algo mejor. Sigan fuertes y nunca agachen la cabeza y vivan el presente para un buen futuro”, relata una de los mensajes

Estos y otros mensajes, que han llegado a Somos Panas Colombia de ACNUR, serán compartidos con migrantes y refugiados venezolanos.

 

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.